“La Consagración”: La obra de teatro que muestra la dignidad de la pobreza

“La Consagración”: La obra de teatro que muestra la dignidad de la pobreza

Era jueves por la tarde, el clima estaba perfecto para disfrutar de algún panorama en nuestra capital. Nos dirigimos a la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, para conocer la obra “La Consagración”, del colectivo La Disvariada.

Esperamos el ingreso a la sala y nos sorprende el inicio de la obra, en ese mismo lugar, para dar comienzo a la fiesta que tienen preparada. Al principio no se comprende por qué el espectador no toma los lugares comunes, la costumbre hace pensar que el lugar es siempre a la distancia, con un muro invisible que separa a los actores y su público, La Disvariada transformó la sala en un lugar de encuentro.

El público estaba expectante, reunidos en las mesas y sumergidos en la fiesta, una que no organizan los grandes empresarios; no, sino los pobres, esos pobres que frente a la necesidad deciden actuar, no se quedan inmersos en el dolor y la pena de ser pobres, se vuelven microempresarios del barrio, en un “almacencito” que se comienza a llenar de cañas de vino, música en vivo y pan con pebre; una imagen tan exquisita como inesperada. El público no es un espectador, es parte de la obra.

Los personajes comienzan de menos a más, aparecen y comparten con la gente sus historias y lo que son, lo que causó que llegaran a la pobreza, pero siempre con una construcción que raya en la perfección, el desarrollo de cada uno de ellos nos hace sentir tantas emociones como empatía; cada uno nos entrega un clímax que se logra con algarabía y tranquilidad, a veces al mismo tiempo, y compartiendo una crítica social necesaria, que preferimos no ver, es más fácil desde la comodidad de nuestras casas.

Las imágenes que deja esta obra son el resultado de un trabajo arduo, talento, y una obra que representada es mucho más de lo esperado; fuimos a disfrutar de una obra y terminamos compartiendo algo increíble, algo que el cine nunca logrará, ni parque de diversiones. Una obra de teatro como la que logra el colectivo La Disvariada, es sólo posible con una suma de factores que no se creen posibles: desde la música en vivo, la iluminación, el vestuario, las interpretaciones, todo en conjunto, nos entrega un viaje sin retorno.

Cada fin de semana sería diferente, si el “Almacencito La Gloria” existiera. No es una utopía, es el rescate de nuestras tradiciones desde lo más profundo de nuestra pobreza, nuestra digna y esforzada pobreza.

Ficha:
Dirección artística: Octavio Navarrete.
Elenco: Juan José Acuña / Gabriela Basauri / Bárbara Bodelón / Gustavo Deutelmoser / Linus Sánchez /
Paulo Stingo.
Director musical: José Domingo Mosqueira.
Musicos: Rodrigo Ahumada / Tomás Edwards / Alonso Morales.
Diseño integral: Daniela Leiva.
Realización escénica: Matias Burgos.
Diseño de Vestuario: Laura Pfennings.

Entradas:
Valores: $4.000 general – $2.000 adulto mayor y estudiantes
Reservas: Laconsagración@gmail.com
Sala Agustín Sire
Funciones: Del 15 de marzo al 24 de octubre,
Horario: de Jueves a sábado, 20:00 hrs
Dirección: Morandé 750, Santiago
Departamento de Teatro Universidad De Chile (DETUCH)

 

Por Alexi Vergara Q.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: